¡¡Moli en China!!

Hace unos días Estrella mama de 4 años compartía la presentación en uno de los grupos

Anuncios

Eva Grimaltos, nueva presidenta de FAPA-Valencia

0-fapa.valencia

 

La elegida muestra “muchas ganas de trabajar para seguir luchando contra los recortes del Gobierno valenciano y dignificar la enseñanza pública”

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de la Provincia de Valencia (FAPA Valencia) ha elegido como su nueva presidenta a Eva Grimaltos, del CEIP Severí Torres de Castellón de la Ribera, quien ha ratificado el compromiso de luchar por la escuela pública.

Según ha informado FAPA Valencia en un comunicado, Grimaltos ha sido elegida por unanimidad en la asamblea general celebrada hoy, con la representación de todas sus AMPAS.

Junto a ella, forman parte de su equipo directivo un grupo de personas “comprometidas con la educación de sus hijos en cada AMPA a la que pertenecen y con muchas ganas de trabajar para seguir luchando contra los recortes del Gobierno valenciano y dignificar la enseñanza pública”.

El pasado día 25 de enero, el consejo de gobierno de la Federación, aprobó los cambios en la ejecutiva de FAPA Valencia,q ue ha sido presentada hoy en asamblea para su ratificación.

El nuevo equipo ha presentado su proyecto de trabajo para dos años de mandato y ha explicado la necesidad de trabajar la participación comarcal y asesoramiento para dar respuesta a las necesidades reales de las AMPA.

Además, también se fija como objetivos incidir en la formación para dotar de herramientas a las asociaciones en la defensa de la escuela pública, las relaciones públicas e institucionales para seguir situado a la federación al frente de las reivindicaciones sociales y educativas y la línea jurídica para defender el derecho de las AMPA como miembros de la comunidad educativa.

Eva Grimaltos, que ha estado ejerciendo el cargo en funciones desde el pasado verano, ha dado cuenta de la memoria de gestión del último año, que ha sido aprobada por unanimidad, y ha incidido en todas las gestiones, negociaciones y enfrentamientos con la Conselleria de Educación.

Ha puesto el acento en la insistencia del movimiento de padres y madres en favor de la escuela pública, “a pesar del despropósito constante de la administración”.

En la asamblea se han debatido temas sobre las grandes campañas de FAPA Valencia como las reclamaciones del pago de becas de libros, la deficiencia de infraestructuras concretada en la denuncia al Parlamento Europeo del programa Creaescola, la preocupación por la falta de profesorado o la supresión de las unidades por el acuerdo escolar.

Según el comunicado, tampoco han faltado las reivindicaciones y la solidaridad con los centros que hoy en día luchan por conseguir que no se les elimine ninguna unidad de infantil, como el Ciutat de Cremona de Alaquàs.

Alumnos de Alaquàs se encierran por la supresión de una línea de infantil

Padres, alumnos y profesores del Colegio Ciutat de Cremona de Alaquàs decidieron ayer en asamblea protagonizar un encierro indefinido en las instalaciones del centro, con motivo del anuncio de la supresión, por parte de la Generalitat, de la línea de Infantil.

«Hemos tomado esta decisión y la vamos a mantener hasta que la Conselleria de Educación nos aporte una solución», explicaban fuentes del Ampa. El colegio «empezó con tres líneas de Infantil, el año pasado quedó una y ahora la única que queda, la quitan. El problema lo tenemos los padres que tenemos dos hijos. ¿Cómo vamos a llevarlos a colegios distintos y con el mismo horario», explicaba uno de los progenitores afectados.

Los participantes en la protesta decidieron instalarse en una de las aulas con sacos de dormir. Al poco de iniciarse el encierro, llegaron varios representantes del Ayuntamiento de Alaquàs, incluida la alcaldesa Elvira García, para respaldar la protesta. «Si no entran alumnos de infantil, lo único que se nos pasa por la cabeza es que al final lo único que quieren es que se cierre el colegio, porque anulan la posibilidad de que entren más niños en un futuro», espetaban fuentes del Ampa.

image008

 

Alumnos del colegio Ciutat de Cremona de Alaquàs, durante el encierro.

“Nos pillas en un encierro”, se sorprende Javier Parrilla ante la llamada del periodista. Es el presidente de la asociación de padres y madres (AMPA) del colegio Ciutat de Cremona, de Alaquàs, y comparte el encierro en este centro de barracones con otras familias y profesores la tarde del martes por lo que considera una falta de respeto y seriedad de la Administración educativa.

El día anterior, lunes, habían salido de una reunión con su alcaldesa y responsables de la Consejería de Educación, persuadidos de que la eliminación de tres unidades de Educación Infantil que la Administración tenía prevista para el curso que viene “estaba en estudio y no había nada decidido”. Pero la mañana del martes se encontraron en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) con que la consejería suprime las tres unidades de Infantil que contemplaba el borrador de ajuste escolar dado a conocer a mediados de diciembre pasado. En la reunión también estaba representado otro colegio de la misma población, el González Gallarza, al que se le suprimen dos aulas y dos puestos de maestro.

El curso que viene

Educación Infantil. Es la más afectada por el ajuste escolar. Se suprimen 152 unidades de Infantil. Se crean 6, con un saldo negativo de 146 unidades menos.

Maestros de Infantil. Se suprimen 215 puestos de trabajo y se crean solo 9. El saldo negativo es de 206.

Educación Primaria. El descenso de alumnado en Infantil se compensa en Primaria, donde el saldo es positivo en 67 puestos de trabajo.

Habilitaciones. La Consejería habilitará 202 unidades escolares, que no figuran en el DOCV. Tienen carácter provisional, para un curso académico.

La otra razón del encierro es que no quieren perder “la única línea de entrada que queda al colegio, y que afecta especialmente a numerosas familias que querían matricular a sus hijos de tres años el curso que viene”. La eliminación de las tres aulas implica, asimismo, la supresión de cuatro puestos docentes. “Nosotros somos serios”, apostilla Parrilla, “queremos dialogar y que nos pongan por escrito si va a afectar o no a la continuidad del colegio”.

Familias y profesorado de cerca de 300 colegios públicos de Infantil y Primaria de la Comunidad Valenciana se miraban ayer en el DOCV para comprobar cómo quedaba el catálogo de unidades, puestos de trabajo y otros aspectos de sus centros en el coloquialmente denominado arreglo escolar.

Como ya se preveía en el borrador, la etapa que acusa fundamentalmente la supresión de unidades escolares y profesorado es Infantil. En este periodo se suprimen más de 150 unidades en el conjunto de la red escolar pública. Y solo se crean seis, por lo que el saldo es acusadamente negativo, al contrario que en Primaria, donde se crean 112 unidades y se suprimen 70. Tal cosa supone la eliminación de algo más de 200 puestos de trabajo en Educación Infantil.

Dado que el saldo de puestos de trabajo en Primaria es positivo en 67, según los datos del STEPV, serían 139 los puestos de trabajo estables suprimidos en el conjunto de Infantil y Primaria. Es importante subrayar lo de “estables”. Dado que ningún docente funcionario se va a ir fuera, sino que los afectados serán recolocados en otras plazas vacantes, la supresión afecta sobre todo a la colocación de profesorado interino.

Educación asegura que habilitará 202 unidades escolares provisionales

Escola Valenciana hizo los cálculos sobre cómo afecta el arreglo escolar a las líneas en valenciano. La entidad cívica denunció que con la nueva catalogación de unidades escolares, la Consejería de Educación firmaba la sentencia de muerte de cinco escuelas públicas de enseñanza en valenciano. En total, son, según sus cálculos, 136 las escuelas afectadas por la supresión de unidades en valenciano, cinco de las cuales “serán cerradas” a la larga.

En concreto, se refería a los colegios Santa Quiteria de Almassora (Castellón), Mestre Canós, de Castelló de la Plana, Sara Fernández, de Valencia ciudad, el Ciutat de Cremona, de Alaquàs, y L’Arc, de Monòver, en Alicante. En el caso de las 83 unidades que se suprimen en centros de doble línea educativa, “queda por resolver qué unidad pierden, si la de castellano o la de valenciano”. Escola Valenciana califica la resolución de la consejería como “el mayor ataque por parte de un gobierno valenciano a los programas de enseñanza óptimos en los últimos 30 años”.

Sindicatos y padres señalan como causa el distrito único y el aumento de ratios

Los sindicatos STEPV, Fete- UGT y CC OO coincidieron en situar la implantación del distrito único de escolarización y la ampliación de las ratios en el origen de la supresión de unidades y destrucción de puestos de trabajo de este ajuste. El primero, además, denuncia que se están desmantelando los barracones sin construir nuevos centros. FAPA Valencia acusó a la consejería de potenciar la privada con esta planificación.

La Consejería de Educación salió al paso de las acusaciones esgrimiendo sobre todo las 202 unidades escolares (provisionales) que habilitará el curso próximo y que no figuran en el DOCV. Con esa cifra puede decir que “incrementa en 95 las unidades educativas para 2014-15”.

 

FAPA denuncia la eliminación de 104 unidades en Infantil y Primaria

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAPA) de la escuela pública de Valencia ha denunciado hoy la eliminación de 104 unidades de Infantil y Primaria y 131 puestos de trabajo para el próximo curso escolar 2014-2015.

En un comunicado, FAPA-Valencia se ha referido a la resolución de la Conselleria de Educación, publicada hoy en el Diario Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV), que modifica el catálogo de unidades de los centros docentes públicos de Educación Infantil, Primaria y Educación Especial para el próximo curso escolar.

Las cifras más “alarmantes”, señala la federación, se dan en educación Infantil, “donde se pierden 75 unidades y 106 tutores de Infantil”.

En lo que respecta a Primaria, el sindicato denuncia la “eliminación” de 29 unidades de los centros públicos y 25 tutores de sus aulas.

Colegios públicos como el Federico García Lorca, Sara Fernández, el 103, Sector Aéreo, Tomás de Villaroya, en la ciudad de Valencia, el Severí Torres de Castelló de la Ribera, el Ciutat de Cremona d’Alaquàs o el Roís de Corella de Gandia, “pierden las unidades a pesar de su actividad reivindicativa y de haber presentado alegaciones” para evitarlo.

La presidenta de FAPA-Valencia, Eva Grimaldos, considera que la Conselleria “ha hecho oídos sordos” a las diferentes comunidades educativas que han salido a la calle a pedir que no masifiquen las aulas aumentando la ratio y eliminando unidades.

“Potenciar la privada favorece los conciertos de unidades de infantil mientras se recorta en la escuela pública que es de todos”, denuncia Grimaldos.

La federación de madres y padres advierte además que la eliminación de aulas de Infantil pretende “a corto plazo arrancar la raíz de la escuela pública, y “forma parte de la política educativa del gobierno valenciano”.